Form follows performance.

El rostro de un modelo AMG resulta siempre inconfundible.

El desafío: diseño y máximas prestaciones.